ANUNCIOS

domingo, 12 de marzo de 2017

El viajero del tiempo: Desapareció en Kiev en 1958 y "reapareció" algo confundido en esa misma ciudad pero en 2006.


Lo más sorprendente de esta historia es que existen pruebas irrefutables que atestiguan el caso, que lo hace misterioso, increíble, insólito. Y que reaviva aquello de que la abdución, de parte de naves extraterrestres, es una decidida realidad. Mucho de eso le sucedió a Sergei Paramanenko, quien había nacido en Kiev, capital de Ucrania, el 16 de junio de 1932. Y que, con apenas 25 años, el 23 de abril 1958 salió a pasear por las calles de su ciudad junto a una cámara fotográfica, bastante avanzada para la época. Lo extraño es que tanto familiares y amigos, incluida su novia, supusieron que algo le grave le debió suceder, porque desapareció de la faz de la Tierra, al punto que lo dieron por muerto. Lo que casi nadie podría suponer por entonces, es que “reaparecería” muchísimo tiempo después, el 23 de abril de 2006, desorientado, para nada envejecido y con las mismas “pilchas” de aquella fecha en la que se “esfumó”.

Un tipo desorientado.

Paramanenko de pronto se encontró por las calles de una Kiev muy diferente a la que había conocido. Caminaba en forma errática, sin comprender muy bien lo que le sucedía, aparentemente desorientado, hasta que algunos transeúntes, percatados de su andar, lo denuncian a la policía local. Inicialmente, muchos pensaban que se trataba de turista perdido, aunque su aspecto era algo extraño, ya que lucía ropas algo desusadas. Los agentes que detuvieron su marcha se percatan entonces de que el hombre, quien declara llamars Sergei Paramanenko, buscaba infructuosamente la dirección de un lugar que ya no existía. Fue por eso que los policías, sospechando algo extraño, le solicitaron que mostrara sus documentación. Fue entonces que Sergei mostró sus documentos originales de la Unión Soviética, con fecha de nacimiento en 1932. Algo totalmente fuera de tiempo y de contexto, ya que Paramanenko por entonces (corría el año 2006) aparentaba tener aproximadamente 30 años de edad.

¿Un enfermo mental?

Los agente policiales, tras la evaluación del documento y la poca consistencia de los dichos de Paramanenko, consideraron que se trataba de alguien que padecía un trastorno de personalidad y por eso mismo, fue derivado a una clínica para ser tratado por un psiquiatra.

Su ingreso al nosocomio fue registrado por las cámaras del ingreso, donde respondió la inquisitoria que le impuso una empleada, como lo grafica un video que se puede ver en el sitio www.asgard.com.ar a través de un kink. Posteriormente, el hombre, visiblemente desorientado, con signos de cansancio y muy nervioso, entró en la habitación de un piquiatra, al que le explicó que lo último que recordaba era estar el miércoles, 23 de abril de 1958. El facultativo le prometió ayudarlo. Su relato resultó preciso, y a la vez increíble. “Era de día, y quería dar un paseo por la ciudad y tomé la cámara fotográfica. Pero al poco de salir de de casa vi un objeto extraño en el cielo, muy diferente, como un plato redondo, que volaba de una manera extraña”, explicó Paramanenko en clara alusión a una nave extraterrestre.

Ante la inquisitoria del facultativo, la respuesta fue sorprendente -y muy inteligente- por Sergei: “Es difícil de explicar. Sería mejor revelar las fotos de mi cámara, y tal vez encontrar allí las respuestas”.

Técnicas pasadas de moda.

Para ser capaz de revelar las fotografías que se encontraban en el rollo, debieron contactarse con un experto, dado que la cámara era muy vieja para 2006 (aunque moderna para 1958) y la forma de revelado era diferente de la actual. Según el experto, ese tipo de película se había dejado de fabricar desde los años ´70. Lo que a su vez le sorprendió al técnico fotográfico -y rompía toda lógica- es de qué manera se preservó la película en tan buen estado durante tanto tiempo, ya que habitualmente, ese tipo de material se vencía inexorablemente.

Con las copias ya reveladas, las fotos le fueron entregadas al psiquiatra, para que las analizara junto a Paramanenko. Y fue entonces que ambos pudieron ver en las imágenes auna ciudad de Kiev en la década de los años ´´50, la imagen de una joven de aproximandamente 25 años. A su vez, también había una toma de Sergei sentado en el portal de una casa, con un traje similar con el que estaba vestido el día que fue encontrado. Y lo más importante, además se podía ver la imagen sobre el cielo, sobre un edificio, de una nave extraterrestre, tal como Sergei ya lo había mencionado.

Justamente, en ese momento Paramanenko reiteró que en el segundo en que tomó la foto de aquel “objeto”, bajó la cámara, y de repente apareció en 2006.

¿Vuelta atrás en el tiempo?

Luego de relatar todo esto al psiquiatra, la información que fue dada a través de DKB, indicó instantes después la cámara de seguridad de la clínica filmó a Paramanenko entrar en su habitación, un reducto chico, con un camastro, un baño y un pequeño lavabo con espejo y una ventana con una reja, por si alguien intentaba fugarse. Lo increíble es que esa fue la última vez que lo volvió a ver. Sin más, y como por arte de magia, el viajero en el tiempo quizás había emprendido su potencial retorno al pasado -un deseo que le había manifestado al psiquiatra- y desapareció.

Valentina ratificó su desaparición.

La aparición y posterior desaparición de Sergei Paramanenko generó una exhaustiva investigación que llevaron adelante las autoridades locales. Entonces se comprobó que en 1958, en el territorio de la Unión Soviética, había un hombre llamado Sergei Paramanenko, que fue declarado desaparecido en los años ´60. Asimismo, se logró dar con el paradero de la joven que aparecía en las fotos. Era Valentina, la novia de Sergei, quien aún vive y mostró una foto de los ambos juntos, pero después de escuchar la historia contada por los agentes policiales que la interrogaron, Valentina se quedó en silencio y solo atinó a decir que en aquellos tiempos se lo había dado por muerto, y que jamás regresó.
Cortesia: Ariel López
paranormal@cronica.com.ar